¡Mi viaje a TelAviv!

Hola chic@s!

Como sabéis, este verano ha sido algo diferente. Turistear me encanta para la época de invierno, pero en verano la verdad que soy más de disfrutar de la playa, el descanso y ocio que una ciudad me pueda ofrecer con estas altas temperaturas. TelAviv me ha ofrecido un poco de las dos cosas; ha habido tiempo para descansar, salir a disfrutar de sus terrazas y sus pubs, y también para turistear. Si eres como yo, este destino seguro que lo disfrutas en época de verano, ¡eso si!, si no estás acostumbrado al calor, ni lo pienses, las temperaturas de telaviv en esta época del año son altísimas.

Mi estancia en esta ciudad ha sido de una semana. El hotel donde me he alojado es el “Olympia”, el cual se encuentra a muy poca distancia de la playa, y tiene unas instalaciones muy reconfortantes en relación calidad-precio.

¡Mi viaje a TelAviv!

Cuando viajamos a este tipo de países, las principales preocupaciones que nos rondan por la cabeza suelen ser la seguridad. En este caso, tengo que confirmar, tal y como ya me lo habían dicho algunos conocidos, que la ciudad está totalmente europerizada y en ningún momento he sentido miedo, o he visto algo raro que me hiciera temer por mi seguridad en el pais. La única “mala” experiencia fue al llegar al aeropuerto y pasar por el control de seguridad para entrar al país, en este caso, quizás de manera aleatoria o por cualquier otro motivo, cuatro policías secretas vinieron a pedirme toda mi documentación y a exigir que los acompañara a una habitación donde me registraron cada rincón de mi maleta y mis pertenencias. En este caso, me sentí impotente por las formas con las que se dirigieron hacia mi, sin darme ninguna explicación y tratándome en todo momento como si fuera sospechoso de algo. Lógicamente, al no llevar nada raro en mi maleta, me dejaron ir, teniendo que firmar un documento en su idioma, en el cuál tuve que confiar en el policía de que se trataba de una conformidad mía de que no me faltaba nada después del registro. Pero tras esta experiencia “menos positiva” todos los demás días los disfruté muchísimo y esto fue todo lo que hice y vi:

La mayoría de los días quería playa. Me encanta tomar el sol y disfrutar de unas buenas vistas. El agua está totalmente caliente. Hay gente a la que precisamente esto no le gusta, pero en mi caso estaba perfecta, ya que podía permanecer muchísimo rato en el agua y sin pasar frio. Debido a estas temperaturas del agua, en muchas de las playas habían medusas. En toda la semana, pude recorrer sus más de 14km de playa y deleitarme con sus maravillosas puesta de sol.

¡Mi viaje a TelAviv!

¡Mi viaje a TelAviv!

Lo más destacable son la empatía de la mayoría de los turistas y residentes. En las playas se pueden hacer muchos amigos, pero la valoración en concreto de las playas como tal, no son nada positivas. No tienen nada que las haga especial ni diferente a las que podamos ver, por ejemplo en Málaga.

Para comer, he ido a muchos restaurantes típicos de allí, y también a los clásicos “chiringuitos” que se encuentran en la propia playa. A destacar sin duda el “Hilton Bay” para disfrutar de una buena comida y sin moverte de la playa, “LALA LAND” o “Gordon Beach”.

¡Mi viaje a TelAviv!

La atención siempre ha sido muy buena en todos los sitios a los que he ido. El precio sin duda, es uno de los detalles más destacables si estás pensando en ir a este país. Aquí la propina no es opcional, el servicio se cobra a parte y siempre hay que dejar un dinero extra en concepto de servicio (aunque el servicio haya sido pésimo), y siempre tendrás que ser en proporción con el importe total que hayas gastado. El idioma más utilizado para los turistas lógicamente es el inglés, aunque para decirte que la propina es poca si que saben todos los idiomas jejeje.

¡Mi viaje a TelAviv!

Uno de los sitios obligados a visitar era la ciudad santa, “Jerusalen”. Para ir, solo tuve que coger un autobús desde la estación, que me llevó directo, aunque luego allí tuve que coger una especie de tranvía que me dejaba directamente en el casco antiguo de la ciudad. Fue fascinante contemplar en directo tanta historia, creencias, culturas y religiones. Por allí si que se empezaba a notar mucho más el concepto religioso, incluso se podian ver a muchos y muchas jóvenes con sus armas y uniformes del ejército. El muro de las lamentaciones te hace reflexionar sobre toda su historia y sus fieles creyentes.

¡Mi viaje a TelAviv!

El mercado que hay por las diferentes callejuelas, me recordó muchísimo a Mi viaje a Marrakech.

Caminar por la orilla de la playa hasta llegar a la zona de Jaffa y ver allí el atardecer, es uno de los mejores planes para disfrutar de unas vistas exquisitas.

¡Mi viaje a TelAviv!

Os dejo más fotos de esta zona. Una de mis favoritas.

En general, me llevo una gran experiencia de este fantástico viaje, y aunque me han quedado muchas cosas por visitar, he exprimido al máximo todo lo que quería hacer en este tiempo. Si estás pensando en visitarlo, ¡no lo dudes! y comparte conmigo tu experiencia.

Os dejo más fotos del viaje aquí:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.