Fugaces

¿Dónde quedaron esas promesas que me hice a mi mismo? me lo pregunto siempre cuando intento volver a ellas en el momento en el que las vuelvo a incumplir una y otra vez. ¿Acaso no vinimos a este mundo para ser fugaces? ¿Por qué vivimos siempre centrados en tener que cumplir normas impuestas por nosotros mismos?

La verdad que pensar en la libertad que nos da la palabra fugaz es como esa sensación que se siente al soplar a esa planta conocida como “diente de león” cuando está seca, para que todas sus semillas fluyan en el aire al ritmo frenético en el que intentamos pedir un deseo. Deseo cumplido o no, esas semillas nunca más volverán a su lugar de origen. Que importancia “lo que viene y va”, que valor el sentirse libre para ejecutar acciones, que perduren más o menos en el tiempo siempre sabemos que acabarán siendo fugaces, pero vividas.

Me prometí que después de todo este caos no volvería a ser el mismo, y lejos de la realidad lo vuelvo a incumplir. Si yo también soy fugaz ¿por qué no dejar que todo fluya a su ritmo y dejar de establecer normas a cada paso que doy? en fin… si después no lo voy a cumplir. A veces me siento como ese “diente de león”, mis ideas y pensamientos van hacia un lado, pero cuando creo que estoy preparado para llevarlo a cabo caen en el olvido y toman otra dirección, pero pensándolo bien, luego no me siento tan mal como yo creía por ser tan fugaz en mis acciones. Me he dado cuenta que pensar en que todo tiene una explicación es demasiado aburrido. Las ilusiones son fugaces, pero ¿acaso no lo es la vida?.

Qué rápido pasa todo… hace poco estaba inspirado en escribir este post, ahora me entretengo en mirar instagram y me desconcentro del todo. Que no quiero vivir planificando nada, que la vida corra al ritmo al que tenga que correr, que si me tengo que volver a confinar me pille de sorpresa para improvisar como he hecho ahora mismo, y que si algo no sale como yo esperaba pensaré en ese sentimiento fugaz que dura poco en el tiempo y que lo mismo que viene va, y que si me tengo que distraer por culpa de los malos pensamientos, que sean siempre fugaces.

~FUGACES~