PAZ

No recuerdo cuanto tiempo había pasado… solo se que ahí seguía tumbado, mirando hacia arriba sin saber realmente lo que mi mente estaba buscando. Todo seguía intacto, las ramas no se movían y el cielo parecía el mar en su estado más calmado.

No existía más vida que la mía y la de esos árboles milenarios, capaces de aguantar sus múltiples ramas aunque pareciera que nunca habían sido regados.

En el azul del cielo me perdí por momentos, buscando la perfección en la similitud de los únicos elementos que rompían la armonía de lo que en mi mente era lo correcto. Ahí me di cuenta de que perdía lucidez en cada segundo que pasaba buscando explicación a algo que no debía tener ningún razonamiento.

Siendo árboles tan diferentes no había lugar para el enfrentamiento. Cada rama, cada detalle que mi mente intentaba comparar era una lucha interna que buscaba la aprobación, la perfección de una armonía inexistente, que con sus rarezas y diferencias era capaz de hacerme entrar en ese estado de paz que tanto tiempo tardé en indagar.

De repente me di cuenta que todo ese tiempo había estado con los ojos cerrados. Fui consciente de que todo mi alrededor estaba lleno de vida y que la imagen del cielo y sus dos “árboles imperfectos” era una estampa a la que llamaba paz, y a la que podía teletransportarme cuando quisiera, evadiéndome de los enfrentamientos que solo tienen cabida en mentes, que nada entienden de libertad.

Publicado por wolfsstyle

En WolfStyle encontrarás la inspiración que necesitas para tu día a día. Las mejores tendencias en moda, estilo de vida, consejos en deporte y salud, televisión, cine. Todo lo que necesitas para estar actualizado.

A %d blogueros les gusta esto: