Viajando desde mi sofá

Después de todo esto, siempre nos quedará otro viaje que planificar. No me sueltes nunca de la mano y me lanzaré al fin del mundo aunque siga sentado en mi sofá.

Cinco letras

Nunca imaginé que en tan pocas palabras se pudiera englobar tanto significado, pero es que eso es algo que también me enseñaste a aprender, y es que en un cuerpo tan pequeño siempre puede haber un corazón inmenso.