PAZ

Fui consciente de que todo mi alrededor estaba lleno de vida y que la imagen del cielo y sus dos “árboles imperfectos” era una estampa a la que llamaba paz, y a la que podía teletransportarme cuando quisiera, evadiéndome de los enfrentamientos que solo tienen cabida en mentes, que nada entienden de libertad.