El tránsito de una tormenta: Del caos a la calma

He conseguido que la tormenta me calme. Ahora mis miedos los pongo a mi lado y consigo diferenciarme de ellos, soy capaz de estar con ellos en el mismo espacio y los observo bien para saber como son. Ahora no dejo de hacer nada por su culpa.