Viajando desde mi sofá

Después de todo esto, siempre nos quedará otro viaje que planificar. No me sueltes nunca de la mano y me lanzaré al fin del mundo aunque siga sentado en mi sofá.