Siempre nos quedará Paris

La tinta imborrable de un motor imposible de controlar