Un soplo a la vida

Soplo a la vida, soplo a la verdad, soplo por los que me quisieron, me quieren y me querrán. Soplo por la incertidumbre que mantiene viva la llama de la felicidad, la adrenalina que nos dice que estamos vivos y que seguiremos soplando velas hasta que el destino llegue a su final.